Este juramento, que se realiza en la ceremonia de la VELADA DE ARMAS, implica la verdadera iniciación en la Orden del Temple. Es un acto interno y secreto, a diferencia de la INVESTIDURA que es un rito público y entre hermanos, en donde no tienen valor los grados y dignidades: Sólo hay Aspirantes o Postulantes y Caballeros / Damas.
       Aquí es donde se cumple el mutuo acuerdo y aceptación entre el Aspirante y la Orden que lo acoge. No hay proclamas ni discursos, pues es un acto privado en el que el Aspirante manifiesta sus cualidades y deseos de pertenecer a la Milicia de Cristo, mitad monjes y mitad soldados.
       La Orden dispone para este rito de tres representantes: El Maestro de Ceremonias (M/C), que regula, ordena y dirige el acto. El Capellán, que inquiere las virtudes cristianas y monacales del Aspirante, y el Maestro de Armas (M/A) que establece la idoneidad del soldado.
       El recinto de la VELADA DE ARMAS es un lugar cerrado y amplio, restringido al público y no se permiten fotografías, ni grabación de imágenes o sonido.
       El Acto ritual termina con las palabras del Gran Maestre:
       “Sed bienvenidos a la Orden del Temple. Mañana recibiréis  la investidura como Caballeros o Damas templarios y el mundo sabrá de vosotros y de vuestro compromiso. Sed fieles a vuestro juramento y luchad por un mundo mejor, siguiendo el Evangelio de Cristo y procurad la fortaleza de la Orden, para que por vosotros pueda desempeñar la misión que una vez le fue encomendada”
 
 
   

Copyright 2004 Orden de los Templarios del Reino de España
Gran Priorato Nacional "Regina Martyrum"

Apartado de Correos nº 20063, Málaga 29080
E-mail: info@codigotemplario.com